Tartas personalizadas: que no te falte detalle.
21 oct

Tartas personalizadas: que no te falte detalle.

Las tartas son imprescindibles en todo tipo de celebraciones. No se entienden un cumpleaños o una boda en la que no haya este dulce como sabroso colofón final y es que ha dejado de ser un simple postre más para pasar a ser El Postre con mayúsculas, manteniéndose en ese puesto privilegiado a lo largo de muchas generaciones.

Pero eso no quiere decir que las tartas no evolucionen. Aunque las tartas de nuestras abuelas siguen pareciéndonos deliciosas y nadie tacharía de anticuada una sabrosa creación de nata y fresas y un clásico pastel de chocolate, hay muchas otras opciones que pueden cambiar el interior de la tarta y también su corazón.

Las tartas personalizadas

Las tartas personalizadas con fondant permiten crear pasteles totalmente especiales y adecuados a cualquier ocasión. En nuestra página puedes ver tartas pensadas para bodas, para aniversarios o cumpleaños, pero se pueden realizar creaciones pensado en cualquier tipo de eventos.

Si las tartas para niños suelen llevar una decoración inspirada en los personajes de sus series favoritas, las de los adolescentes suelen ir más orientadas a sus ídolos futbolísticos en el caso de los niños o musicales en el caso de las niñas.

Pero también se pueden personalizar tartas para adultos con motivos muy variados, como el fin de una carrera, un ascenso en el trabajo o el nacimiento de un bebé. Cualquier cosa que sea susceptible de ser celebrada puede tener su propia tarta.

Creaciones a las que no falta detalle

Entre todas las tartas de nuestra página queremos destacar la que tiene forma de costurero porque nos parece un gran ejemplo de hasta qué punto se pueden cuidar los pequeños detalles y convertir el dulce casi casi en una obra de arte.

Esta tarta puede ser perfecta para regalar a una modista a alguien que acabe de terminar sus estudios de corte y confección, pero del mismo modo que este modelo tiene sus tijeritas, hilos, botones y hasta las telas sobresaliendo por la apertura del costurero, se pueden crear otro tipo de inspiraciones.

¿Te imaginas una tarta en forma de coche para ese hijo que acaba de sacarse el carnet de conducir? ¿O una inspirada en un ordenador, con sus CDs alrededor o sus pendrives para esa nueva ingeniera informática de la familia?

El único límite es la propia imaginación para crear una tarta especial para cada acontecimiento de la vida. Una manera más de convertir un día en memorable gracias a los pequeños detalles capaces de emocionarnos y sacarnos una sonrisa.